jueves, septiembre 27, 2012

:'(






Estoy muy pinchi triste.
Cómo es posible que de pronto todo se tuerza tanto.




En el fondo siento miedo de no estar todavía más paniqueada,
sniff.



Si yo fuera la dependienta de una tienda, ¿alguien recordaría mi cara años después de haber pasado por ahí solo de vacaciones? Quisiera ser ese recuerdo, quisiera saber si alguien que me vio un minuto, hace mucho tiempo, puede describirme ahora.

miércoles, septiembre 26, 2012

Tembló en La Paz y esta vez no estaba en el estacionamiento del colegio.





Caminé 25 minutos de la puerta de mi casa hasta la del sitio donde hago yoga como casi todos los días desde que empecé a ir, a excepción quizá de tres en los que Víctor, Rodrigo e Indira me dieron un raite cuando terminamos de hacer o no lo que hacíamos juntos. De lejos pude ver la oscuridad del salón donde practicamos, ya se me hacía raro que nadie hubiera llegado antes que yo que llevaba 5 minutos de retraso. Después de mí apareció Jesús y otras dos personas, nuevas creo. Estaba puesto el candado y no se oía más que el sonido de un aire acondicionado muy adentro, le marcamos a Lupita y no respondió, llamamos del teléfono de Jesús porque del mío no salían llamadas desde las siete o así. Ay yo creo que no va a haber yoga hoy, ¿por qué, porque tembló?, les dije. O porque hay huracán, dijo Jesús.

 Quería ordenar un poco mi casa, comenzar a deshacer las maletas y colocar las postales berlinesas que traje, ahora me parecen pocas. Y a lo largo del viaje no paraba de pensar que la próxima vez debía comprar más de otra cosa que no fueran postales, algún souvenir menos tocado. Todo lo contrario de esta tarde que deseaba cada minuto con más fuerza haber dejado la ropa y haber traído en cambio, la maleta llena de más pinturas de las exposiciones que visité, imágenes del antiguo Berlín del este, ilustraciones de Renate comics, ampelmännchen de hologramas y marcos del Ikea de todos tamaños donde ponerlas para llenar mis paredes. Colocaba una del Thyssen justo cuando comenzó a temblar, los primeros segundos creí que era un camión de esos cargados el que estaba provocando que yo no atinara a enganchar la anilla de cartón al clavo en la pared. Entonces reaccioné, ¡está temblando!

Lo último que hice antes de caminar lenta y temblorosamente tres pasos detrás mío para llegar al marco de la puerta del departamento y quedarme ahí sujeta mirando el aire acondicionado mal empotrado deseando que no cayera o se aflojara más fue poner en su sitio Portrait of Orleans y pensar que diría que no es lo mismo, si me preguntan por qué no las imprimo de internet en lugar de cargar con ellas tantas horas, tantos kilómetros. Y también que qué mala suerte que esté encharcado todo hoy que quizá tenga que salir corriendo y que ni siquiera traigo chanclas.




domingo, septiembre 02, 2012

Datos personales

Mi foto
La Paz, Madriz, BCS, Mexico
Largometraje sin fin estelarizado por Alejandra Barrera en el papel de: Alejandra Barrera. Me gusta el vino rancio, el vermú y el colacao, y jamás rechazo un gintonic. Agarraos al asiento que esto viene fuerte.

Followers